viernes, 29 de junio de 2012

Buscando a Jonathan desesperadamente



Buscar a este hombre fue una de las dos cosas más desagradables que he hecho en los últimos tiempos. En cuanto solucioné mi problema con Mario -está bien conservar amistades voraces en el acuario- volví a mi trabajo. Dejé la gabardina de lado y me metí en un gimnasio. Tampoco yo podía creerlo. He dedicado mi vida al alcohol y la comida fácil sin remordimientos. Sin embargo este trabajo requería medidas desesperadas.

Mi objetivo es un animal de costumbres extrañas: no bebe, no come. No le he visto hacer nada excepto ejercicio. Diréis que esta parte del encargo me habrá devuelto un vientre plano. No ha sido así. En cuanto cubrí el expediente volví al whisky solo y los cacahuetes. Yo también soy un animal de costumbres.

Dejo aquí nuestra conversación. Más tarde, si aún creen que hay más que extraer, pueden hacer sus propias preguntas.

- Buenas tardes.

- Muy buenas. No vienes mucho por aquí ¿verdad? Tendrías que hacerte la cera. Si te pones a entrenar así ni siquiera podrás ver tu evolución. No te ofendas, pero el vello no está de moda.

- Así que te dedicas a esto ¿no?

- ¿A dar consejos de belleza? - Me sonrió, condescendiete. Aunque reconozco que puede haber sido fruto de mi imaginación. El botox ha hecho que la expresión facila de este hombre se reduzca al mínimo.- No. Yo soy modelo ¿ves?

Y vi. Claro que vi. Un cuerpo espectacular. Ni un pelo fuera de sitio, ni un gramo de grasa por ninguna parte. Él también miraba. El espejo nos devolvía una estampa curiosa: él con su chandal verde y yo con mi camiseta de la selección española. 

- ¿Te hemos visto en el desfile de algún diseñador importante?

- ¡Oh! ¡Sí! Sin duda. Todos los inviernos. Procuro no hacer publicidad de otros gratuitamente. Entiéndelo, es mi modo de vida. Pero sí. Seguro que me has visto en televisión a menudo. Búscame en Google.

- ¿Y por qué crees que te escogió Alicia Pérez Gil para uno de sus relatos?

- Está mal que lo diga yo, pero ¿No resulta evidente? he leído algunos y son deprimentes: todo oscuridad y situaciones incómodas. El libro necesitaba un toque de glamour. Ahí entramos mi novia y yo. 

- Así que esta joya está engarzada. - Hasta a mí me da vergüenza reconocer que esas fueron exactamente mis palabras. Recuerden que mi misión es la de hacer retratos favorables. Le habría preguntado por su nivel de estudios y sus problemas familiares, pero ninguno de esos temas nos habría llevado a ningún sitio.

- Desde que tengo memoria, Max. Noemí es sin duda mi media naranja. Es modelo de alta costura, pero está increíble con cualquier cosa que se ponga. 

- ¿Cómo os conocísteis?

- Si te digo la verdad, creo que no me acuerdo. Siempre hemos estado juntos. Creo que no recuerdo un solo día sin ella. 

- ¿Es entonces la tuya una historia de amor?

- Yo pierdo la cabeza por ella, es lo único que puedo decir. La busco, la busco constantemente y no consigo verla. Es el papel más duro que he interpretado jamás.

- ¿Y ella? ¿Cómo lo pasa?

- Bueno, Max. Tendrás que preguntárselo tú.

- Quizá lo haga, Jonathan. Quizá lo haga.

Salí del gimnasio como un demonio exorcizado de un cuerpo poseído. Me quité la camiseta roja y, como he dicho antes, me dirigí al bar más cercano antes de redactar esta entrevista.
Ahora saber más depende de ustedes.

Buenas noches... y buena suerte.



17 comentarios:

Iván Hernández dijo... at 29 de junio de 2012, 9:18

Pregunta para Max: ¿Su pareja es mayor que él?

Helena dijo... at 29 de junio de 2012, 12:04

Famoso, guapo, glamuroso, enamorado...parece que la vida te sonríe. A mí me gustaría saber qué es el éxito para ti, si consideras que lo has alcanzado.

Alicia Pérez Gil dijo... at 29 de junio de 2012, 13:10

Hola:

Disculpad que me meta, pero Max es un periodista muy celoso de su intimidad. De hecho, me ha pedido que os diga que agradece vuestro interés, pero que si tuviera vida privada la mantendría en secreto.

Iván, tengo curiosidad: ¿Por qué preguntas eso?

Jonathan Green dijo... at 29 de junio de 2012, 13:19

Buenos días, Helena.

Veo que tú también eres muy guapa.

La vida me trata bien. Yo trato bien a la vida. ;-)

El éxito es escurridizo. A veces lo tienes, a veces no. Yo puedo estar orgulloso: Profesionalmente estoy en la cumbre de mi carrera. En lo personal tampoco me quejo.

Soy feliz!!!

Montse dijo... at 29 de junio de 2012, 15:38

Bueno, bueno... Sin ánimo de ofender, tengo que decir que la vida de Max, así de entrada, me parece más interesante que la de Jonathan... Jonathan, pregunta para ti: haces algo además de ir al gimnasio y exhibirte en las pasarelas? No sé... Quizás estudias o te dedicas a alguna otra labor... A lo mejor nos sorprendes y colaboras con causas humanitarias... En fin, haces algo menos superficial que lucirte por el mundo? Gracias! ;-)

Jonathan Green dijo... at 29 de junio de 2012, 15:51

Hola Montse:

Tengo una vida completa.

No entiendo por qué te parece superficial que cuide mi aspecto. He nacido con un cuerpo prácticamente perfecto. me gusta. Lo disfruto.

¿Qué hay más humanitario que demostrar que uno puedo modelarse según sus deseos?

Verás en mi capítulo que poseo valores. Quizá eso te sorprenda. Espero que sí. Y que lleguemos a ser buenos amigos.

Montse dijo... at 29 de junio de 2012, 16:05

Está muy bien cuidarse, no te lo niego... pero la imagen que da de ti esta entrevista es la de una persona superficial y engreída, cielo... No te lo tomes a mal, es solo una primera impresión y a veces, nos equivocamos... o no... Será un placer conocerte más a fondo a través de tu capítulo!

Jonathan Green dijo... at 29 de junio de 2012, 16:14

Ahora que somos amigos en FB nos conoceremos mejor.

Max a veces escribe con un poco de mala leche. Será eso...

Iván Hernández dijo... at 29 de junio de 2012, 16:21

Para hacerme una idea de su imagen.

Alicia Pérez Gil dijo... at 29 de junio de 2012, 16:55

Al final tendrá que salir de su escondite, el pobre. Con lo mal que lo ha pasado.

:)

Manu Gordon dijo... at 29 de junio de 2012, 16:57

Jonathan, pongámonos existenciales...¿que piensa de la muerte?..y si me lo permite,¿que el lo más bajo que ha hecho por dinero? bueno, al fin y al cabo todo el mundo es conocedor del oscurantismo y otros sórdidos negocios que se esconden tras su profesión...cuente, cuente!

Jonathan Green dijo... at 29 de junio de 2012, 17:51

Esto... buenas tardes.

Antes de nada, no sé qué pensará Alicia de que no se haya hecho usted seguidor del blog. Por si acaso, yo lo haría. Por lo general es simpática, pero con algunas cosas se pone muy especial.

¿Qué pienso de la muerte? La gente como yo no muere. Quedamos en la memoria de los demás. Somos recordados para siempre. Siempre hay hombres y mujeres que nos llevan en sus corazones.

¿Lo más bao que he hecho por dinero? Seguro que no se refiere usted a lo que voy a cntarle, pero antes de ser quien soy, hice muchos castings. Uno de ellos para una conocida marca farmaceútica. Necesitaban promocionar sus supositorios laxantes.

Fue muy humillante.

No volvería a hacerlo.

Manu Gordon dijo... at 30 de junio de 2012, 9:36

está bien, veo que no se anda por las ramas como los Koalas...cuéntenos, que libro( si es que tiene uno claro... )tiene sobre la mesilla de noche (si es que tiene mesilla de noche,claro)??...yo personalmente tengo El Péndulo de Foucalt de Umberto Eco pero es sólo por impresionar al forense si me muero durmiendo algún día...cuente, Cuente!

Jonathan Green dijo... at 30 de junio de 2012, 21:08

no leo mucho. El trabajo no me deja mucho tiempo. Tengo ahora uno de Pilates. Es una disciplina con la que acabo de empezar...

Quanta dijo... at 1 de julio de 2012, 23:00

Señor Green, reconózcalo, esa tal Noemí..., es una muñeca hinchable!

Jonathan Green dijo... at 2 de julio de 2012, 9:29

Señor ¿Quanta?

Algún día se enamorará. Algún día amará a alguien como yo amo a Noemí. Y Dios quiera que alguien de su calaña se cruce en su camino y le haga un comentario como este.

Sólo entonces comprenderá la profundidad de su ofensa.

Quanta dijo... at 3 de julio de 2012, 0:35

Señor Green,

Yo siempre digo que "It's not easy being green".

Sepa usted que mi gran amor es una preciosa muñeca, y que ambos nos amamos con locura. Siento que en su caso no se atreva a salir del armario. Digale a Noemi que su prima Peggy le envía saludos.

Salu2,
Kermitt

Publicar un comentario

 
Con la tecnología de Blogger.

Seguidores

POR CORREO