viernes, 2 de noviembre de 2012

Amazon mediante, este es mi compromiso




Amazon mediante, los compradores de Inquilinos del espejo no necesitarán comprar ninguna de mis obras de terror posteriores.


Mi intención es actualizar Inquilinos del espejo cada cuatro o cinco meses con una nueva historia, avisar al gigante amazonita para que envíe un mail a todos los compradores y que estos se puedan descargar la versión nueva, que contendrá un nuevo relato en cada ocasión.

¿Por qué?

Yo no escribo por dinero. Si lo hiciera ya me habría suicidado. Eso sí, aunque no escriba por dinero, sí deseo ser leída tantas veces como para batir records mundiales. Y, por supuesto, si en algún momento puedo vivir de lo que escribo, no renunciaré a ello. Eso sí, según mis condiciones.

Mis condiciones se derivan de las siguientes premisas:

- Creo que la literatura, lo mismo que el resto de las artes, debe ser de acceso generalizado, incluso gratuito.  Creo esto porque creo que quien lee, quien visita museos y disfruta de la música, de la pintura y de las otras artes cuenta con más herramientas para formarse un juicio propio. Creo que un juicio propio es imprescindible para evitar la manipulación.

- Creo que los autores tenemos derecho a que se nos retribuya por nuestro trabajo.

- Soy lectora y soy escritora.

Inquilinos del espejo cuesta 1€ y es lo que seguirá costando cuando tenga miles de páginas. Creo que cualquier persona que disfrute con la lectura estará dispuesta a pagar ese euro. Yo lo estoy y lo pago. Por eso no lo regalo de manera generalizada.

Además de actualizar Inquilinos con nuevas publicaciones, publicaré en Amazon esas nuevas obras de manera independiente. El motivo es simple: creo que debo ser retribuida por mi trabajo.  Ofrezco mis obras a mis lectores y asumo que, si las disfrutan, me recompensarán por ello.

Inquilinos del espejo se convierte así en mi escaparate, en mi buque insignia: los que ya lo habéis comprado tenéis en vuestro poder mis diez primeros cuentos y recibiréis de forma totalmente gratuita mis futuras obras de terror. Tres o cuatro al año. Si las leéis y creéis que lo merecen, podréis comprarlas por un euro cada una. También podréis no hacerlo.

La primera de estas nuevas obras es Deabru. 

Si Amazon no me permite llevar a cabo este plan, lo realizaré igualmente. Será un poco más trabajoso, claro, pero enviaré a todos los compradores de Inquilinos del espejo mis siguientes obras de terror por correo electrónico. Os pediré vuestras direcciones (y una prueba de compra de inquilinos) y os enviaré yo misma las actualizaciones. Espero que esto no sea necesario.

Si tenéis alguna duda, por favor, no dudéis en preguntar. A veces creo que soy más clara de lo que realmente soy.

Os dejo aquí abajo el enlace de compra de Inquilinos del espejo. Y en esta entrada podéis leer un fragmento de Deabru, la primera de esas actualizaciones

Muchísimas gracias por estar aquí. Es un placer escribir para vosotros.
Muchas gracias, Max, por cederme tu espacio.

2 comentarios:

Fernando Blasco dijo... at 4 de noviembre de 2012, 10:11

Alicia,

gracias (y también a Max, que si no...
...no nos habríamos enterado de esto).

Con un par de narices, al dejarlo a un precio asequible (más que asequible, con actualizaciones y todo...)

Voy a coger ese relato con muchas ganas. Hoy entrego un manuscrito a mis editoras. Por dinero :-( y por encargo: matemáticas. Pero, en lo poco que el tema se deja, hemos puesto algo de literatura.

Alicia Pérez Gil dijo... at 4 de noviembre de 2012, 22:16

Bueno, escribir por dinero es guay. Significa que te pagan por escribir ^^

Si te parecen good news, ya sabes: difunde la palabraaaaaaa

Un besín!!

Publicar un comentario

 
Con la tecnología de Blogger.

Seguidores

POR CORREO